Fuerte revelación del sobrino de Diego Maradona: “Mi tío ya no quería vivir y no se dejaba ayudar”

Johnny Espósito contó cómo fue la última noche del astro y dio a conocer detalles de la intimidad de su vida cotidiana

Desde aquel trágico miércoles 25 de noviembre, día en el que falleció Diego Maradona, muchos testimonios de gente vinculada a su entorno han servido para reconstruir cómo fueron las últimas horas del astro. En esta oportunidad, fue Johnny Espósito quien decidió tomar la palabra en un mano a mano con Tomás Dente para Vino para vos, el programa de entrevistas con el que regresó a la señal KZO.

“¿Cómo era para él ser Diego Maradona?”, le preguntó el periodista, a lo que el joven respondió: “Al principio, era jodido. Estar acostumbrado a salir a comprar y ya no poder hacerlo, no debe ser nada fácil. Por eso él en el último tiempo, no quería ser Maradona, quería ser Diego por un rato. Si vos le preguntabas que es lo que quería hacer si no fuera Maradona, él te decía ir al supermercado”.

Por otra parte, en hijo de María Rosa Maradona se refirió a la última noche que compartió con el futbolista, con quien convivía en la casa de Tigre. “Tengo el recuerdo cuando lo despido y él se va a dormir. Ese día estuvo bien, pasa que él ya no quería vivir, no se dejaba ayudar. No sé por qué no la peleó como la peleó siempre. Yo pienso que a lo mejor habrá sido porque ya no podía patear una pelota”, confesó.

En esa línea ,Johnny relató qué fue lo que hicieron en la última jornada de la vida del ex DT de la Selección. “Miramos tele, mucho fútbol, lo que hacíamos todos los días, tomamos mate”, detalló conmovido. Pero luego aclaró: “Sentí que él ya no quería más, no quería ni salir a caminar al patio”.

Además, el joven reveló que su tío le confesó que a su edad se había privado de muchas cosas. “‘No quiero seguir así’, me dijo. No sé si sentía que se iba a morir, pero él jodiendo te decía: ´Yo viví hasta los 60, ya está, ya no quiero más´”, señaló. Acto seguido, confesó que si hubiese sabido que era el último día, se hubiese acostado a dormir con él.

Esa noche, Espósito dijo que la rutina no había cambiado: Diego había cenado con él, en esa ocasión una milanesa con ensalada, hasta las once de la noche, y que el médico le hizo el chequeo diario. Sin embargo, la emoción no le dejó recordar detalles de la última charla que tuvieron. A la mañana siguiente, ya no lo vio con vida. “Tipo 11 llegaron los médicos y no reaccionaba”, expresó.

¿Cómo vivió ese desenlace? “Fue inesperado. Se me pasaron millones de cosas. Uno no quería que llegue nunca ese momento. Pero pienso que no sufrió”, explicó el sobrino de Diego.

En la noche del domingo, otro de los testimonios que causó estupor fue el de Monona, la cocinera de la casa en la que vivía el ex campeón del mundo La mujer contó en El show de los Escandalones, el programa que conduce Rodrigo Lussich por América, que aquella mañana del 25 de noviembre estaban todos tratando de reanimarlo. “Estaba la enfermera y el de seguridad haciéndole RCP. Es mentira que la psiquiatra se lo hacía porque no sabía cómo se hacía. Y después me decían a mí que le hiciera respiración. ´Yo no’, dije. A mí me daba impresión, no podía. Me decían: ‘Dale, Monona, hacelo, cuando yo te digo, 1.2.3′. Era una locura, ese conteo quedó en mi cabeza por días”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *