El primer vacunado de Salta, sin tiempos para descanso ni para efectos adversos

Matías Guaymás salió corriendo a seguir vacunando a sus colegas trabajadores de la Salud en el Centro de Convenciones.

No tuvo tiempo para los efectos adversos de la vacuna Sputnik V ya que tuvo que salir sin pérdida de tiempo, desde el centro cívico Grang Bourg, para el Centro de Convenciones de Limache a comenzar con la vacunación al personal sanitario contra la COVID-19 para Salta.

Se trata de Matías Guaymás, el primer trabajador de la Salud pública que se vacunó en la provincia. El hombre simbólico de la jornada que será recordada como el principio del final de la pandemia en medio de una carrera local contra los contagios de la temida “segunda ola”. El profesional ocupa el cargo hoy de coordinador de Enfermería del Centro de Convenciones de la zona sur que fue modificado para atender a los pacientes con COVID-19.

Matías tiene 35 años y cuando habla destila una emoción colectiva por lo que considera “un día histórico”. Lo que pasa es que el hombre estuvo en la primera línea de esta batalla contra lo desconocido y entonces cuando habla le salen palabras con cicatrices.

“Yo tengo una alegría que no sé cómo explicarla. Es una satisfacción tan grande por esta esperanza que tenemos. Es una nueva herramienta. Hemos probado tantas cosas. Primero no sabíamos qué hacer y utilizamos el plasma, que con algunos funcionaban y con otros no . Luego con el ibuprofeno, lo mismo funcionaba a veces. Cada organismo es distinto y nada era definitivo. Todo fue tan complicado e intenso. Yo vi a mucha gente morir, a muchos compañeros entre ellos”, dijo el enfermero que estuvo en un primer tiempo en el hospital Juan Domingo Perón, de la ciudad de Tartagal. Nosocomio que fue golpeado por la avanzada de la enfermedad.

“Julio y agosto fueron dos meses en el infierno. Nos golpearon de frente, nos llevaron puesto, no sabíamos que hacer, no descansábamos, no dormíamos, no sabíamos si volvíamos a casa, fue una pesadilla que se vivía todo el día”, dijo el hombre que tiene a su hija de 8 años que se llama Zoe Candela, que la esperaba en Salta y por quien llora cada vez que se acuerda que se contagió en agosto.

“Yo no le dije nada a mi hija que estaba enfermo. Eso iba a empeorar todo, porque ella se preocupaba mucho por mí. La pude pasar y sin descanso también volví al trabajo que fue muy intenso”, explicó el enfermero.

Los centros de vacunación serán en Capital los hospitales San Bernardo; Papa Francisco; Oñativia, Materno Infantil y el Centro de Convenciones de Limache donde hay 10 puestos de vacunación; 3 enfermeros por puesto y 1 inmunizador.

Lo sigue siendo ahora, pero con más certidumbre. “Tengo una alegría inmensa por todo lo vivido. Lo tomamos con una guerra y ahora se dio vuelta la tortilla. A partir de ahora vamos a comenzar a ganar porque iremos bajando la cantidad de casos así le da un respiro a nuestro sistema sanitario. Fue un año terrible para el personal del sistema, pero esto nos renueva las fuerzas”, aseguró.

Están prevista la inmunización de la denominada “población objetivo” que incluye a 400 mil personas consideradas en el grupo de riesgo. Se incluyen al personal de salud y seguridad, a mayores de 60 años; a las personas que posean comorbilidades; docentes y empleados esenciales de la Administración Pública.

Sobre los miedos, los rumores y las negaciones que surgieron por la vacuna rusa, el hombre que sabe dijo: “mucha gente habla de los efectos adversos y tiene razón que les tenga miedo; pero hay muchas cosas que no saben. Una es que no saben, porque no estuvieron, en la primera línea de lucha contra el coronavirus y lo que les hace a las personas. No saben lo que es que se muera la gente, los compañeros, en tu manos. Otro tema es que no saben en carne propia lo que hace la enfermedad. Nosotros (de Salud) lo sabemos y por es yo digo es que prefiero mil veces los efectos adversos, los cuales son muy pocos, a  tener que enfrentar nuevamente la enfermedad”, dijo el hombre recordando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *