En Salta, la marea celeste se reunió en el monumento al general Güemes

Se expresaron contra el proyecto de ley del aborto y por “las dos vidas”.

Una imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro, miles de banderas, carteles con múltiples mensajes que rechazan el aborto, pañuelos y sucesivos cánticos fue parte del paisaje que mostró ayer por la tarde, la marcha celeste con la que Salta se sumó a la jornada nacional.

Cientos de automóviles participan de la movilización en rechazo al proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo que el Gobierno nacional envió a la Cámara de Diputados.

En la capital provincial, la marea celeste comenzó alrededor de las 16, con una convocatoria de vehículos en cuatro puntos, los que luego confluyeron en el monumento 20 de Febrero, para partir desde allí al monumento General Güemes.

En la zona norte: la concentración fue en el Quirquincho, y la caravana avanzó por avenida Bolivia hasta el monumento 20 de Febrero. En el sur, desde la rotonda de Limache partieron por Paraguay, avenida Chile hasta Alsina y por Sarmiento hasta el monumento 20 de Febrero.

Desde el este, la caravana se concentró en la terminal y luego se dirigió también al monumento 20 de Febrero. Lo mismo sucedió con la zona oeste que se convocó en el templete San Cayetano.

Cuando todos los vehículos estuvieron reunidos, partieron hacia el monumento al general Güemes. Ocupaban casi quince cuadras. En avenida Uruguay al 400 los esperaban cientos de personas con banderas argentinas y papal, pañuelos celestes.

“Con el protocolo del aborto a presidente no te voto” rezaba el cartel ubicado a los pies del escenario en el monumento. A un costado otro tenía un mensaje local: “Sr. gobernador derogue el protocolo del aborto”.

Cientos de automóviles formaron una extensa columna que partió por avenida Sarmiento, luego Entre Ríos, Bicentenario y de allí hasta las cercanías del monumento Güemes. Las calles que rodean a este parque quedaron cerradas a los vehículos mientras cerca de las 15 ya eran decenas y decenas de personas que se acercaban hasta la avenida.

“No queremos que se apruebe esta ley porque estamos en defensa de la vida. A nosotros nos enseñaron a respetar y defender la vida. Ver a tanta gente participando de esta marcha es una emoción muy grande porque unimos nuestras voces en rechazo de esta ley”, dijo Ángela, en un breve contacto que mantuvo con un medio local  en el semáforo de la intersección de Entre Ríos y Bicentenario.

Otra conductora, Mabel, dijo: “Yo soy bisabuela, y vine con mis dos bisnietos a participar. Estoy feliz por tanta gente que se sumó. Sí a las dos vidas!”, enfatizó.

Mientras subía por el paseo Güemes hacia el monumento, Jeanine, una ciudadana australiana radicada en Salta desde hace 21 años, dijo sentir “que estoy haciendo algo por los que no nacieron, que merecen que los cuidemos mejor, por las mujeres que son violadas, por las mamás que sienten que no pueden mantener a su bebé y que tenemos que cuidarlas. La ley se espantosa, no nos ayuda como comunidad, como sociedad, como país”.

Otra joven que blandía una bandera, Lili, consideró “desacertada esta ley porque nunca se puede conseguir algo bueno matando a un inocente, que no puede hablar ni defenderse”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *