A juicio por conducir borracho y causar un accidente vial en Camino a San Agustín

El siniestro protagonizado por una automóvil y una motocicleta ocurrió el pasado 11 de enero sobre ruta provincial 21 (Camino a San Agustín). El acusado conducía en estado de ebriedad y a exceso de velocidad.

Raúl Oscar Roveda se encuentra imputado por el homicidio culposo agravado de una mujer y las lesiones provocadas al conductor de la motocicleta donde viajaba la víctima. El hecho ocurrió el pasado 11 de enero sobre ruta provincial 21. El acusado conducía en estado de ebriedad y a exceso de velocidad.

El fiscal penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Ramiro Ramos Ossorio, requirió juicio ante el Juzgado de Garantías 2 para Raúl Oscar Rovera, imputado por los delitos de homicidio culposo por la conducción imprudente y negligente de un vehículo automotor doblemente agravado por superar el nivel de alcoholemia permitido y por exceder ampliamente la velocidad establecida en perjuicio de Yamila López, en concurso ideal con el delito de lesiones culposas en accidente de tránsito en perjuicio de Jonathan Choque.

El hecho ocurrió la noche del pasado 11 de enero sobre ruta provincial 21, intersección con rotonda circunvalación Oeste, pasando el barrio Limache. La colisión se produjo entre una Volkswagen Amarok roja conducida por el imputado, de 53 años, y una moto Honda Titán negra en la que circulaban Jonathan Ramón Choque, de 29 años y su pareja, Rosana Yamila López.

La mujer salió despedida de la motocicleta y al llegar el personal del Samec, constató su deceso, mientras que Roveda y Choque debieron ser trasladados al hospital San Bernardo con politraumatismos y traumatismo de cráneo.

El test de alcoholemia arrojó resultado negativo para el conductor de la moto y su pareja, mientras que el realizado al conductor de la camioneta, dio 1.23 gramos por litro de alcohol en sangre.

También pudo constatarse a través de la pericia accidentológica realizada por el CIF, que la camioneta embistió en la parte trasera a la motocicleta y que circulaba a exceso de velocidad, ya que la máxima permitida en la zona es de 60 km/h y la camioneta circulaba a 93 km/h.

Fuente: Diario El Tribuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *