Una noche de idas y vueltas sobre la salud de Carlos Bilardo

El hermano del entrenador campeón mundial en México 1986 publicó un tuit negando que tuviera coronavirus, pero a la hora lo borró.

Como si algo más le faltara a la vida de Carlos Salvador Bilardo, el hombre de las mil anécdotas y conductor del seleccionado argentino que fue campeón mundial en México 1986 y finalista en Italia 1990, su hermano Jorge escribió este domingo en Twitter que el Doctor no tiene coronavirus​, tal como se había conocido en la noche del viernes. Pero una hora después borró ese mensaje público. Idas y vueltas sobre la salud del hombre de 82 años. Este lunes será un día clave para conocer los resultados finales de los estudios.

“Mi hermano no tiene nada. El laboratorio muy famoso se equivocó. Es para matarlos. Casi seguro vuelve al mismo lugar”, comentó Jorge Bilardo en la red social del pajarito.

El ex entrenador se encontraba en una residencia con cuidados especiales en Almagro, donde habían existido casos de coronavirus, y se había dado a conocer su positivo, por lo que había sido trasladado al Mater Dei. Siempre se dijo que no tenía síntomas.

Por eso el asombro en la noche del domingo, cuando Jorge escribió que su hermano no tenía Covid-19. Claro que tiempo después borró ese mensaje. Es cierto que la familia íntima del Doctor maneja con mucha reserva las comunicaciones sobre su salud, pero al menos esto llamó la atención.

Bilardo lucha contra el síndrome de Hakim-Adams desde 2018. Esta enfermedad, también conocida como hidrocefalia de presión normal (HPN) o hidrocefalia normotensiva, es de tipo neurológica y se manifiesta habitualmente en los adultos desde los 50 años en adelante. Suele ser diagnosticada erróneamente como Alzheimer, Parkinson, arteriosclerosis o síntomas propios de la vejez.

El Doctor fue operado en la clínica Sagrada Familia en mayo de 2018 y la intervención quirúrgica estuvo a cargo de Mariano Pizzoro, un prestigioso neurocirujano formado en el hospital de alta complejidad El Cruce. Entonces, se le implantó una válvula para derivar el líquido cefalorraquídeo desde el cerebro al abdomen, donde fue absorbido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *