Sáenz reconoció que muchos bolivianos siguen ingresando a Salta por los pasos fronterizos

El gobernador viajó al norte de la provincia para mirar de cerca cómo se encuentra la situación en la frontera ante los numerosos casos de coronavirus que se existen en Bolivia. El sistema hospitalario en el vecino país se encuentra colapsado.

Acompañado del ministro de Seguridad, Juan Manuel Pulleiro y otros funcionarios el gobernador Gustavo Sáenz viajó hoy al norte de la provincia para controlar cómo se encuentra la zona de frontera ante los numerosos casos de coronavirus que se registraron en Bolivia en los últimos días. 


“Todos los salteños estamos preocupados. Ayer le transmití esto al presidente y hoy hablé con Wuado de Pedro, ministro del Interior de la Nación”, expresó Sáenz. 

Recordó que en su momento se reforzó toda la zona con una mayor presencia de Gendarmería y de efectivos policiales. “Estamos trabajando con el intendente para que no ingrese la gente, pero hay que decir las cosas como son: la gente está ingresando entonces debemos poner un mayor control y esfuerzo por eso hemos pedido para que nos acompañen con el Ejército”.

Sáenz destacó también que Cancillería se está encargando de dialogar con funcionarios bolivianos para trabajar en conjunto y resolver el problema de la frontera. “Nosotros ponemos la mejor de las disposiciones pero acá lo necesitamos de una vez por todas es que entendamos que nosotros tenemos que atender y  cuidar a los argentinos y en este caso a los salteños. Esperamos que ellos entiendan eso también”.

En los últimas semanas se incrementaron los contagios de Bolivia y hay proyecciones alarmantes para el municipio de Yacuiba, que limita con Salvador Mazza. La permeabilidad de la frontera, es un reclamo de años. Ayer Sáenz le remarcó al Presidente que el sistema de salud en el vecino país ‘está colapsado y hay mucha gente que quiere ingresar a la Argentina‘. ‘En la frontera es muy difícil de controlar‘, con una extensión de casi 20 kilómetros, con doble nacionalidad la gente ‘entra y sale‘, agregó. 

La enfermedad se cobró en Bolivia más de 600 muertes y el sistema hospitalario se encuentra colapsado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *