Una pareja fue desalojada de un hotel familiar, el hombre murió en la calle e investigan si tenía COVID-19

El hecho ocurrió en la madrugada del domingo. La situación es compleja porque ambos habían sido desalojados de un hotel familiar el miércoles pasado, cuando el hombre comenzó con síntomas. Una ONG denuncia al dueño de la pensión por echarlos en plena pandemia y temen por un foco de contagios.

Leonardo Javier Macrino, de 42 años, fue encontrado sin vida ayer en la madrugada en la esquina de Chile y Luis Sáenz Peña, en el barrio porteño de Monserrat, donde vivía, en la calle. El hombre al momento de su muerte estaba acompañado por su pareja, María Soledad, quien fue llevada a un centro de salud porque, según relató, Macrino falleció padeciendo la sintomatología del COVID-19, aunque aún se esperan los resultados de su autopsia.

Mientras tanto, los médicos del SAME que llegaron al lugar tras el aviso de la policía, se llevaron a la mujer para realizarle el hisopado correspondiente.

Sin embargo, la situación de la pareja, según detalló la ONG Amigos en el Camino, que hacen recorridos en las noches por las calles porteñas para brindarle una taza caliente y una frazada a personas que se encuentran en situación de calle, es más compleja y podría escalar.

Porque, la trágica muerte de Macrino destapó un problema en la ciudad de Buenos Aires envuelta en la pandemia: la situación habitacional dentro de los precarios hoteles familiares.

Leonardo vivía junto a María Soledad en la pensión “La Florida”, ubicada en Chile 1480, hasta el miércoles pasado cuando fueron desalojados por presunta falta de pago. Según relataron Amigos en el Camino, la pareja agarró sus cosas sin poder articular ningún reclamo, teniendo todo el respaldo de la ley para hacerlo. El Gobierno nacional había decretado la prohibición de expulsar a un inquilino frente a una situación de morosidad en el transcurso de la pandemia.

Al parecer, al propietario no le importó y los echó. Además, hay un dato que agrava aún más la situación: ambos tenían un retraso madurativo y su certificado de discapacidad correspondiente, dijeron en la ONG.

Así, tomaron sus cosas y sin más, se instalaron en la esquina. Allí armaron, con lo poco tenían, un refugio frente al frío que se acercaba. Ese día, Macrino comenzó a sentirse mal. Mientras, los vecinos y la red solidaria de Amigos en el Camino intentaron ayudarlos.

“Estaba muy mal. Temblaba todo el tiempo de frío. Tenía mucha fiebre y la garganta seca. Por eso la sospecha. Varios vecinos le llevaban mantas y cosas calientes porque era evidente que tenía algo”, relató una vecina al portal El Grito al Sur, que vive justo enfrente del Hotel de donde desalojaron a Leonardo.

Los síntomas encendieron las alarmas de la ONG.

“Leonardo y María Soledad pasaron casi 4 días ‘viviendo’ a la intemperie con sus pertenencias y Leonardo encontró la muerte en la mañana de hoy (por ayer). Así, Personal de la Comisaria 1B se hizo presente en el lugar para tomar intervención. Se le realizó a María Soledad el hisopado correspondiente para saber si pudo haber contraído COVID y el cuerpo de Leonardo fue trasladado a la Morgue judicial a la espera de la autopsia/ hisopado correspondiente”, detalló la organización.

Mónica De Russis, la responsable de Amigos en el Camino, en diálogo con infobae, dijo: “Estamos preocupados porque no sabemos a dónde derivaron a María Soledad. Y necesitamos saber el resultado del hisopado. Porque tenemos un compañero que tuvo contacto estrecho con ellos y ahora está en cuarentena, pero necesitamos tener esa información”.

Y agregó: “Además, queremos tener información de lo que pasó en ese hotel, porque los vecinos nos dijeron que desalojaron a más de 10 personas en plena pandemia. A los tres días que no pagaban los echaban. Tenemos un dolor muy grande con todas las organizaciones. Es una persona más que no sólo vivía en la calle sino que murió en la calle. Desde el miércoles estuvo sintiéndose mal sin que nadie hiciera nada”.

La situación puede crecer porque si María Soledad lanza un resultado positivo, las autoridades sanitarias porteñas tendrán que ir a buscar a todas las persona que se alojaron en ese hotel sumado a los que hoy están allí para realizarles los exámenes correspondientes.

Mientras tanto, en la causa intervino la fiscalía correccional y criminal N°56 a cargo de Edgargo Orfila.

Fuentes se comunicaron con el Ministerio de Salud porteño pero aún no tenían información sobre el estado de situación de María Soledad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *