Pese a una protesta, el Hospital Animal avanza con sus prestaciones

Hay cuatro exempleados que reclaman por sus contratos y piden ser reincorporados. Desde la comuna ratificaron que el vínculo con estas personas finalizó a fines de enero.

Exempleados del Hospital de Mascotas de la Municipalidad, ubicado en la calle Lavalle 542, realizan una protesta en la vereda del edificio. Reclaman que fueron cesanteados y piden su reincorporación. Desde la Municipalidad de Salta señalaron que el vínculo con estas personas finalizó a fines de enero pasado.

“Soy uno de los cuatro operarios que estamos acá hace nueve días, en huelga de hambre. Fuimos cesanteados del Hospital de Mascotas a mediados de febrero y pedimos la reincorporación porque somos hijos de municipales jubilados y fallecidos en actividad y hay un convenio de trabajo que reglamenta que tendríamos que estar trabajando”, aseguró Rodrigo Zambrano, uno de los manifestantes.

Añadió que “nos están tratando como agrupamiento político (AP). Esperamos que nos den una respuesta”.

Al ser consultado por la situación, el secretario de Protección Ciudadana de la Municipalidad, Nicolás Kripper, explicó que “se trata de 10 personas que tenían un contrato de agrupamiento político y sabían que vencía una vez terminada la gestión (anterior). Finalizaron el 9 de diciembre los contratos. Nosotros les extendimos para hacer una transición ordenada hasta el 31 de enero y estaban en conocimiento de que no íbamos a requerir sus servicios”.

Y agregó: “En el caso de uno de los operarios que tenía contrato de locación, no se entiende bien su reclamo porque ya está designado con contrato de locación en la Provincia, en el IPV, es decir, tiene garantizada su fuente laboral, por eso es imposible designarlo nuevamente por incompatibilidad”.

Kripper aseguró que el convenio colectivo municipal habla de que tienen un privilegio para ocupar un lugar en caso de que se generen vacantes, pero no es obligatorio contratarlos por ser hijos de municipales jubilados. “Es más, la Constitución Nacional prohíbe los privilegios de sangre”, manifestó.

“Nosotros estamos garantizando la atención porque esa es la decisión de esta gestión, de tener una política destinada a los animales a disposición y al servicio de los vecinos. Otro punto importante es que el municipio no es ajeno a una situación financiera compleja, tanto como la tiene la Provincia y la Nación por lo que tenemos que ser muy eficientes en el uso de los recursos públicos”, hizo hincapié.

Al servicio de los vecinos

El funcionario expresó que desde el 10 de diciembre pasado, fecha en la que asumió la intendenta Bettina Romero, se planteó un objetivo común: una municipalidad al servicio de los vecinos y un gobierno en acción en los barrios.

“Para esto hemos determinado el rol que tienen las mascotas en la vida de los salteños y por eso se brindó una atención en el hospital con dos objetivo. El primero fue poder responder a cada una de las urgencias que se presentaban”, dijo el funcionario.

El segundo, según explicó, tenía que ver con “procurar que el personal que estaba en el hospital: los profesionales, como así también las instalaciones estaban en condiciones para hacer intervenciones de mediana complejidad”.

Desde diciembre hasta la fecha se concretaron 110 intervenciones de mediana complejidad en el Hospital Municipal de Salud Animal. En la institución, cinco profesionales egresados de la carrera de veterinaria de la Universidad Católica de Salta realizaron sus prácticas profesionales.

Las personas que concurren a solicitar una atención tienen que tener un certificado de escasos recursos.

Consultorios en barrios

El secretario de Protección Ciudadana puntualizó que se pusieron en funcionamiento tanto en el barrio Unión, de la zona norte de la capital salteña, como en el CIC de Villa Asunción, en la zona oeste, un consultorio para la atención por la mañana con un veterinario y un operario.

Además, el móvil de castraciones recorrió más de 20 barrios y castró a más de 2.800 animales hasta que se dictó el aislamiento por el COVID-19.

Con relación a las reformas edilicias, se hizo una reposición de luminarias en el Centro de Adopciones. Otra de las acciones fue la promoción de la adopción buscando desalentar la compra de mascotas.

“A cada uno de los animales le hemos generado su ficha de peso, medida, carácter y cuál es el estado sanitario que presenta. Esto es muy bueno porque están vacunados y castrados para que tengan oportunidad en un hogar salteño”, dijo Kripper.

Destacó que desde que se decretó la pandemia por el COVID-19 no se abandonó el trabajo de contención animal. “Seguimos junto a las organizaciones intermedias, los proteccionistas, avanzamos con la vacunación de animales que están alojados en distintas casas y también la alimentación de callejeritos”, culminó.

Control de fauna y atenciones

El control de fauna, especialmente patos y palomas y otras aves en parques, plazas y espacios verdes, es otra de las tareas que llevan adelante desde el Hospital Municipal de Salud Animal. 

“Flexibilizada la cuarentena hemos retomado el trabajo por la mañana, con extensión de emergencia en el hospital y por la tarde con castraciones, previo turno asignado y en lo que es el CIC de zona norte y Asunción, en la oeste estamos ya retomando la tarea desde la semana pasada y atendiendo emergencias de 9 a 13 con los profesionales”, sostuvo el secretario de Protección Ciudadana de la Municipalidad, Nicolás Kripper. 
El Centro de Adopción nunca dejó de prestar servicio desde que comenzó la cuarentena. “Siempre dimos asistencia alimentaria correcta y el control sanitario a los animales alojados en el lugar”, dijo Kripper.

En el hospital animal el servicio se presta bajo estrictas normas de bioseguridad y a los vecinos se les pide respetar el distanciamiento social y se les coloca alcohol en gel en las manos, al ingresar y al salir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *