El costo de la pandemia hunde los números del Estado

Los gastos crecieron 54% y la recaudación retrocedió un 16%. .

El sector público nacional registró en abril un déficit primario de $33.753 millones, de acuerdo con la información proporcionada por la Oficina del Presupuesto del Congreso. Se trata de un resultado negativo menguado en un mes donde por efecto de la cuarentena contra el coronavirus los gastos crecieron 54% en términos reales, mientras que la recaudación fiscal retrocedió 16% y la de recursos de la seguridad social otro 29%.

Hace apenas un año el sector público había registrado en el cuarto mes un superávit de $10.054 millones. Las razones por las que el quebranto no fue mucho más alto se encuentran en la ayuda que le prestó el Banco Central al Tesoro, con la remisión de utilidades por $230.000 millones.

Los datos de la Oficina del Presupuesto del Congreso no son exactamente iguales a los del Ministerio de Economía, ya que es una foto de la ejecución de las cuentas en lo que va del año, mientras que el Palacio de Hacienda informa lo que se conoce como “base caja”. Aun así, se trata de los primeros datos que empiezan a mostrar cómo está impactando en los números del Estado la crisis económica profundizada por la emergencia sanitaria.

En rigor, el informe de la dependencia del Poder Legislativo indica que en un año el Estado nacional pasó de tener un saldo primario a favor a un quebranto de $263.753 millones. El auxilio de la entidad que conduce Miguel Pesce logró compensar el alto costo que están teniendo para las finanzas públicas las medidas de ayuda al sector privado que está adoptando la administración de Alberto Fernández.

Así es que si bien debido al freno de la economía se desmoronaron los ingresos fiscales, en el global los ingresos del sector público nacional crecieron 38,9% en términos reales en un año ($513.855 millones).

En términos financieros, es decir si se suma el pago de intereses de la deuda, el déficit fue de $74.300 millones, lo que explica una caída del 22% en términos reales.

El costo del IFE

El informe oficial destaca algunos puntos del gasto, como el costo del ingreso familiar de emergencia (IFE), de $72.899 millones; políticas alimentarias por $12.461 millones y el complemento a las prestaciones previsionales, por $9.834 millones.

En cuanto a subsidios, subieron $45.570 millones, que se explica por un incremento interanual de 44% en subsidios energéticos y de 163% al transporte.

Dinero a provincias

Las transferencias a las provincias ($47.657 millones) tuvieron una suba real del 512,6% como consecuencia de la asistencia de aportes del Tesoro Nacional, asistencia a provincias y municipios y las transferencias a las cajas previsionales provinciales no transferidas al sistema nacional. El déficit total no fue mayor por la contracción del rubro intereses de la deuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *