Para mayo preparan una nueva ronda del bono Anses de $ 10.000 con más beneficiarios

Analizan reabrir la inscripción. Los analistas advierten sobre el riesgo de que medidas transitorias se conviertan en permanentes.

El gobierno se prepara para lanzar una nueva ronda del bono de $ 10.000 para asistir a los segmentos de menores recursos en medio de la pandemia. Aunque se había anunciado que la medida sería por única vez ya se empieza a preparar el terreno para que este beneficio, que ya fue asignado a 7,6 millones de personas, se prorrogue, en principio, hasta mayo. Además analizan reabrir la inscripción y sumar también a 1,1 millón de personas que habían sido rechazadas por errores de ANSES.

Las versiones acerca de esta prórroga crecieron esta semana cuando desde Jefatura de Gabinete difundieron un trabajo en el que calculan el costo fiscal de las medidas de asistencia en medio de la pandemia del coronavirus. Con la hipótesis de extender hasta mayo y junio los programas diseñados para abril, el costo llega a 5,6 puntos del PBI, $ 1,7 billones. En ese monto están incluidos los programas de asistencia directa, como el bono de $ 10.0000 conocido formalmente como Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), y los créditos subsidiados a empresas, como el de tasa fija al 24%.

El jueves hubo una reunión del gabinete económico en la sede del ministerio de Desarrollo Productivo. Además del anfitrión, Matías Kulfas, participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y su segunda, Cecilia Todesca, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, y representantes de la ANSES y del ministerio de Economía. Allí se analizó la extensión del bono de $ 10.000. En principio lo que se está planteando es pagarlo también durante mayo. “Se va a definir mes por mes“, indicaron fuentes oficiales. “También se está evaluando cuándo se reabrirá la inscripción. Porque se estima que puede haber nuevos casos valederos”. 

La expectativa es que el anuncio se concrete en las próximas horas. El debate en el gobierno para definir si se prorrogaba o no el IFE se volcó con fuerza hacia el sí con la salida de Alejandro Vanoli, ex titular de la Anses. El ex funcionario al que Santiago Cafiero le pidió la renuncia el miércoles quería terminar acá con el bono y reemplazarlo con otro tipo de medida.

Ahora, el bono no solo se extendería en el tiempo sino que tendrá nuevos beneficiarios. Con la revisión de los casos que está haciendo ANSES, ahora encabezada por Fernanda Raverta, ex ministra de Desarrollo de la provincia de Buenos Aires, en el gobierno estiman que llegará a 8.963.000 personas. Son 1,1 millón más que los 7.854.316 informados cuando se cerró la inscripción del IFE.

El incremento surge de la revisión que ANSES está haciendo de las solicitudes rechazadas. En total, hubo 4.207.891 rechazos por tener empleos en relación de dependencia, ser monotributista C o superior o autónomo, contar con beneficios previsionales, por falta de actualización de datos personales o por tener planes sociales, ingresos, gastos o bienes registrados en AFIP incompatibles con la percepción del bono.

La pandemia agarró a la Argentina en una posición fiscal débil. En recesión y sin acceso al crédito, el único camino para cubrir la asistencia económica en medio de la cuarentena es la emisión monetaria. La cantidad de dinero que circula crece a un ritmo del 70% anual. Al menos 20 puntos por encima de la inflación estimada para el año, prevista en, al menos, 50%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *