Sergio Berni, contra la liberación de presos: “Si fuera por mí, no sale ninguno”

Dijo que se trata de una situación “excepcional” por el riesgo de contagio de COVID-19. Consideró que es “un verso” que con las pulseras electrónicas se controlen las domiciliarias.

“Si fuera por mí, no sale ningún preso”, dijo el ministro de Seguridad Sergio Berni, que criticó las recomendaciones judiciales para excarcelar detenidos que integren la población de riesgo por el coronavirus, ante la posibilidad de contagio.

Indicó que esta medida se planteó en una situación “excepcional” por la pandemia y consideró como “un verso” que los arrestos domiciliarios puedan controlarse por medio de las pulseras electrónicas.

Dijo que su visión “no tiene mucha injerencia” porque “las cárceles dependen administrativamente del Ministerio de Justicia y la libertad de los presos, de los jueces”.

Con este panorama de fondo, planteó su oposición a la excarcelación de detenidos. “Por suerte para los presos su libertad no depende de mi opinión, porque si fuera por mí no sale ninguno”, afirmó en una entrevista en América.

“Si fuera por mí, no sale ningún preso”

Además calificó como “un verso” que con las pulseras electrónicas se pueda monitorear a los detenidos fuera de las cárceles. Advirtió que en la Provincia no hay cantidad suficiente de dispositivos “para todos los presos que quieran liberar”.

Criticó a los organismos de derechos humanos, que consideró que “sobreactúan, tensan y llevan una expectativa falsa” a los internos. “Hay una cuestión obvia, quieren que los detenidos estén afuera”, dijo.

Opinó que “las cárceles son un lugar complicado no solamente por la sobrepoblación que tienen sino por las expectativas que se van generando”.

Fernández respaldó las liberaciones de presos por riesgo de contagio.

La visión de Berni se contrapone a la del presidente Alberto Fernández, que apoyó las excarcelaciones de los detenidos por el riesgo de infecciones de COVID-19. Dijo que la cárcel es “un lugar de concentración humana muy riesgoso, donde el contacto y la contaminación pueden llegar con mucha facilidad” y que en los penales “hay gente con factores de riesgo, debilitada”.

Explicó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sugirió a todos los países que integran el Pacto de San José de Costa Rica, entre los que está la Argentina, a buscar alternativas para los presos por cuestiones sanitarias. “Recomienda desde detención domiciliaria hasta libertades restringidas, como pueden ser las pulseras para tener un control”, dijo .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *