Crimen en Villa Gesell: “Ninguno quiso que pasara lo que pasó”, dijo uno de los detenidos en nombre del grupo

Los ocho rugbiers detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa llegaron esta mañana a los tribunales de Villa Gesell para participar de la audiencia oral y publica en la que el juez de Garantías, David Mancinelli, escuchó a todas las partes.

Luego de dos horas y media, uno de los jóvenes acusados, Blas Cinalli, de 18 años, habló en nombre de todos: “Ninguno de nosotros quiso que pasara lo que pasó”, dijo. En tanto, su abogado, Hugo Tomei, hizo responsable a la prensa “por una presión que los acusados no soportan” y pidió que se les dé “prisión domiciliaria”.

En un primer momento, el abogado de la querella, Fabián Améndola, le dijo a los medios que Cinalli había dicho “somos inocentes”, sin embargo luego se corrigió. En relación a la causa, remarcó que los dos jóvenes liberados [Alejo Milanesi, de 20 años, y Juan Pedro Guarino, de 19] “tienen el mismo grado de responsabilidad” que el resto. Además pidió “agravantes por placer y alevosía” para cada uno.

“Los vi como un grupo frío. Unos estaban compungidos, pero por el encierro”, dijo Améndola.

El juez resolverá mañana el pedido de prisión preventiva presentado por la fiscal para los acusados de asesinar a Báez Sosa, el 18 de enero último frente al boliche Le Brique en Villa Gesell.

Los acusados fueros trasladados desde el penal de Dolores hacia los tribunales a bordo de un micro custodiado por cuatro patrullas. Cuando llegaron, los vecinos los recibieron con gritos de “¡asesinos!” y “¡se van a morir en la cárcel!”.

Los familiares los esperaron a una cuadra del juzgado, y escoltados por policías caminaron al edificio donde permanecieron hasta las 11.30. Luego de que se retirara el micro del Servicio Penitenciario, los padres de los detenidos salieron corriendo de la sede judicial para evitar a la prensa.

Fuentes indicaron que los jueves es el día de visitas en el penal, por lo que se prevé que los miembros del grupo reciban a sus allegados, entre las 18 y las 19.

Los imputados Máximo Thomsen, de 20 años; Ciro Pertossi, de 19 están acusados de ser “coautores” del crimen. Mientras que Luciano Pertossi, de 18; Lucas Pertossi, de 18; Enzo Comelli, de 19; Matías Benicelli, de 20; Blas Cinalli, de 18, y Ayrton Viollaz, de 20, son considerados por la fiscal como “partícipes necesarios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *